Centenario Teresa Guasch
Tour Virtual

Centenario Teresa Guasch
Reflexiones
13/02/2017

Mantengamos viva la llama de Teresa Guasch


El Señor prende en el corazón de Teresa Guasch una llama viva que arde y se inflama cada vez con más fuerza, llama que contagia ilusión, dinamismo y pasión a todos los que la rodean, para que también ellos se inflamen del Espíritu de caridad y amor. Espíritu de fuego que actúa a través de Cristo.

Cristo le exige un amor supremo a Él sobre todas las cosas y le exige aún más: “tomar la cruz y caminar en pos de Él” (cf. Mt. 10,38). Amor que está por encima de todo, amor que apasiona y no se rinde ante nada ni ante nadie. Amor capaz de llegar hasta las últimas consecuencias siempre que fuere necesario; y Teresa, desde esa experiencia siente la voz de Dios que en palabras de Isaías le dice: “No temas, yo estoy contigo, no te angusties, porque yo soy tu Dios, te fortaleceré, te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa” (Is. 41, 10)

Teresa Guasch recibe y siente con mucha fuerza ese fuego que la cautiva y se compenetra con el ideal de Cristo. Su corazón enardecido y encendido de amor por Él, es la llama viva que arde sin apagarse y alumbra para dar luz abundante, haciendo suyas las palabras de Jesús: “He venido a prender fuego a la tierra ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo!” (Lc. 12, 49); deja que su corazón arda sin apagarse, transmitiendo luz, calor, bondad, fe y compasión a sus huérfanas, por quienes da la vida y acoge con misericordia, y es para ellas verdadera “madre”, “maestra” y “amiga”

¿Cómo mantener viva esa llama de Teresa Guasch que sólo transmite VIDA y VIDA en abundancia?

Mantener viva la llama es dejarse inflamar por un fuego que transforma y contagia transmitiendo a tu alrededor el sabor de Cristo, a través del don carismático recibido; fuego que se va propagando de unos a otros, en el tiempo y las culturas hasta llegar a nuestros días. Imposible mantener viva la llama sin luchas, sin esfuerzo, sin celo, sin dedicación, sin dinamismo, sin tenacidad, sin tesón, sin valentía…

Mantener viva la llama es dejar que brote la chispa desde lo más profundo del ser y transmitir vida. Vida que acoge, que entrega, que da sentido, que alimenta la paz, el amor, la armonía, la gratuidad. Llama que conduce al “encuentro con Él”, que sostiene la fe y alimenta la esperanza, que armoniza la vida y da la felicidad.

Mantener viva la llama de Teresa Guasch, es dejarse convocar por la exigencia profunda de Jesús ante los reclamos de una sociedad desafiante que espera de nosotros: acogida, consuelo y acompañamiento, es decir: “presencia viva”, estar al lado del que sufre y necesita cariño, cercanía y ternura. Hoy más que nunca, nuestro mundo necesita una mano amiga que le dé aliento y esperanza para recobrar las ganas de vivir con gozo el proyecto de Dios.

VOLVER
Himno Teresa Guasch (Violetas)
Celebraciones
tour virtual
Tour Virtual "Casa Madre"

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies