Centenario Teresa Guasch
Tour Virtual

Centenario Teresa Guasch
Actividades
14/02/2017

Celebración 15 de Febrero de 2017


Proponemos esta celebración como Oración de Vísperas
Ambientación:
Colocar una imagen de la Madre Guasch, un álbum de fotos comunitarias, un cirio, la biblia y una violeta.

MONICIÓN 1
Celebremos con gozo dos grandes acontecimientos: el 139 Aniversario del nacimiento de nuestro Instituto. El inicio de cien años que tenemos en el cielo a la más grande intercesora, Nuestra Madre Teresa Guasch. Ambos, motivo de alabanza y acción de gracias a Dios por su presencia en nuestro mundo, en nuestra historia familiar, a través dos mujeres que se dejaron conducir por el Espíritu Santo, que supieron ser discípulas de Cristo evangelizando a las huérfanas y a las niñas pobres y proporcionándoles una formación integral. Dos mujeres que dejaron vibrar el amor de Cristo en sus corazones y entendieron que la evangelización abarca a toda la persona. Agradezcamos por esta Madre y esta Hija, que nos enseñan la Pedagogía de amar sin miedo y sin medida, conscientes de que al hablar de una, hablamos de las dos, pues no se entiende la una sin la otra.
Himno: Somos familia por amor.
Antífona 1: «La caridad sea siempre vuestro distintivo».


Sal. 130
Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad;
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre.

Espere Israel en el Señor
ahora y por siempre.
Gloria al Padre…

Monición 2:
«Se ha llamado a la Madre Guasch Pedagoga en grado sumo, porque poseía el arte de enseñar, de educar a las niñas. Desde 1877 en que abren el primer colegio, hasta fines de 1917 en que fallece, su diario contacto con las pequeñas durante cuarenta años le da una experiencia fabulosa. Más que la teoría, ha sido la práctica su maestra en este campo. Sin desperdiciar los libros ni los pedagogos de su tiempo, ella se ha fijado primordialmente en un Pedagogo, en Cristo, en su vida y ejemplos y en el gran libro de la Pedagogía que es su Evangelio.»

Antífona 2: «Si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos».

Salmo 85

Inclina tu oído, Señor; escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.

Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto el alma hacia ti;

porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
Rico en misericordia con los que te invocan,
Señor, escucha mi oración,
Atiende a la voz de mi súplica.

En el día del peligro te llamo,
Y tú me escuchas.
No tienes igual entre los dioses, Señor;
Ni hay obras como las tuyas.

Todos los pueblos vendrán
A postrarse en tu presencia, Señor;
Bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
Tú eres el único Dios.»

Enséñame, Señor, tu camino,
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.

Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
Daré gloria a tu nombre por siempre,
Por tu grande piedad para conmigo,
Porque me salvaste del abismo profundo.

Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,
Una banda de insolentes atenta contra mi vida,
Sin tenerte en cuenta a ti.

Pero tú, señor, Dios clemente y misericordioso,
Lento a la cólera, rico en piedad y leal,
Mírame, ten compasión de mí.

Da fuerza a tu siervo,
Salva al hijo de tu esclava;
Dame una señal propicia,
Que la vean mis adversarios y se avergüencen,
Porque tú, Señor, me ayudas y consuelas.
Gloria al Padre…

MONICIÓN 3:
«La Madre Guasch es discípula de Cristo, porque es llamada por él a evangelizar a las huérfanas y a las niñas pobres. Por su Cristo se entrega, como él, a las almas. Es su secreto, el gran secreto de su pedagogía. Desde esta dimensión de Cristo se entiende su pedagogía y desciende a otros niveles: el intelectual, el moral, el psicológico y el físico de las niñas.»

Antífona 3: «Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón.»

CÁNTICO
Damos gracias a Dios Padre,
Que nos ha hecho capaces de compartir
La herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido,
Por cuya sangre hemos recibido la redención,
El perdón de los pecados.

Él es imagen de Dios invisible,
Primogénito de toda creatura,
pues por medio de él fueron creadas todas las cosas, celestes y terrestres, visibles e invisibles.
Tronos, Dominaciones, Principado, Potestades; todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda plenitud, y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas, haciendo la paz por la sangre de su cruz con todos los seres, así del cielo como de la tierra

Gloria al Padre…

LECTURA:
«La Madre Guasch ama sin miedo y sin medida. Aquí los sentimientos de su Cristo, sentimientos producidos por su amor a los hombres, los encuentra clarificados. No duda en amar con su corazón de carne y con todas las fuerzas de su alma. Su Cristo, se lee en San Juan, «amaba a Martha, a su hermana y a Lázaro» (Jn. 11,5) y también: «Habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo» ( Jn. 13,1).

Responsorio
V. Me saciarás de gozo en tu presencia, Señor.
R. Me saciarás de gozo en tu presencia, Señor.
V. De alegría perpetua a tu derecha, señor.
R. En tu presencia Señor.
V. Gloria al Padre….
R. Me saciarás de gozo en tu presencia, Señor.

Monición 4:
La Madre Guasch demuestra que su maternidad espiritual es mucho más fuerte, poderosa y desinteresada que la natural. El amor a su Cristo convierte a Teresa en madre. Al amor de Madre, Teresa añade el cariño de amiga, ese afecto puro y desinteresado que brota de la estimación y simpatía de las personas.
Se puede escuchar un Magníficat en CD o entonar uno que la comunidad conozca.
Se pueden agregar algunas peticiones libremente y contestamos: «Señor escucha nuestra oración».
Finalizamos entonando el Padre Nuestro.

Oración
Señor Todopoderoso que te recreaste en la vida
De tu sierva Teresa Guasch, haciendo
de su aparente vida triste,
Una vida fecunda y llena de amor,
concédenos a nosotras, dar continuidad
con acierto a la obra que hace más de cien años
confiaste a tu Hija Teresa Guasch,
por Cristo Nuestro Señor.
Amén.

VOLVER
Himno Teresa Guasch (Violetas)
Celebraciones
tour virtual
Tour Virtual "Casa Madre"

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies