Centenario Teresa Guasch
Tour Virtual

Centenario Teresa Guasch
Actividades
19/04/2017

Celebración Abril – El carisma de la congregación


Ambientación: Se sugiere para ambientar la capilla o el lugar que se elija para realizar la celebración colocar una imagen de la M. Teresa Guasch, además poner carteles con las siguientes palabras: CARISMA, ANONADAMIENTO, INFANCIA ESPIRITUAL, CARIDAD, POBREZA, HUMILDAD. También se pueden poner flores y una vela para cada hermana de la comunidad. Se necesitan lápices y algunos trozos de folios o cartulinas de colores.

Motivación:
Al mirar la persona de Teresa Guasch podemos afirmar, con toda certeza que vivió una experiencia del Espíritu que la llevó a una especial configuración con Cristo en dos dimensiones de su misterio: el Anonadamiento y la Infancia Espiritual.
En este año Centenario estamos invitadas a seguir renovando la verdadera fidelidad al Carisma, recogiendo el enriquecimiento progresivo, separándolo de ciertos elementos extraños al carisma original que han podido adherirse con el paso del tiempo. (PE pág. 16) Pese a que prácticamente no nos han llegado registros documentales directos de Teresa Guasch su experiencia fundacional fue tan potente, tan intensa, que ha llegado a nosotras y constituye la forma más genuina de nuestra forma peculiar de Vida Religiosa y nuestra misión irrenunciable en la Iglesia.

Escuchemos:
Canto: Amar y más amar https://www.youtube.com/watch?v=fx6LJzSY4W8

PRIMERA PARTE
En los inicios:
La fuerza del amor que responde solícitamente a las necesidades de los hombres.
«Nuestro carisma en la Iglesia es una experiencia del Espíritu Santo, vivida por nuestras Madres Fundadoras y transmitida a todas nosotras para que vivamos según ella, la custodiemos en fidelidad, la hagamos más profunda y la vayamos desarrollando constantemente.” (Constituciones 3)

Nuestras Madres Fundadoras, Teresa Toda y Teresa Guasch, dos mujeres de extraordinaria talla espiritual y humana, cuya fe les hace releer su historia dolorosa con tal profundidad, que les permite descubrir la llamada del Señor a evangelizar a los pobres, que para ellas serán, preferentemente, huérfanas y necesitadas. Dice el Patrimonio Espiritual: “La madre es agraciada con la inspiración, la hija es la auténtica impulsora y realizadora. En 1883 abrieron el primer colegio para la educación de las niñas huérfanas y pobres, esforzándose en ser para ellas madres, maestras y amigas.» (PE pág. 7).

Para nosotras, Hermanas Carmelitas Teresas de San José, es muy importante conocer la actitud y la respuesta que Teresa Toda y Teresa Guasch asumen ante la llamada que Dios les hace en medio de la situación personal, social y eclesial que les toca vivir. Su experiencia de dolor familiar, de fracaso, de tropiezos y desamparo, las motiva y las sensibiliza ante los conflictos y necesidades que detectan.

La gloria de Dios y la salvación de los hombres es la fuerza que las urge y las mueve para realizar estas obras sin desfallecer, en servicio del Reino.


SEGUNDA PARTE
La experiencia de Teresa Guasch
Miremos la experiencia de Teresa Guasch, porque los Fundadores suelen tardar bastante tiempo en saber a dónde tienen que ir, pero Dios sabe desde el principio a dónde los lleva. Dios convierte los acontecimientos de la vida en una verdadera pedagogía. Las mismas experiencias humanas, con frecuencia dolorosas, son escuela de aprendizaje. El Espíritu Santo, silenciosamente, va realizando en su interior una evolución espiritual, una obra de arte hermosa: una progresiva configuración con Cristo.

Y Teresa Guasch lo vivió así: agredida por su mismo padre, antes de nacer, y más tarde huérfana, sigue la suerte dolorosa de su madre. Teresa Guasch recorre un camino que guarda estrecha relación con Teresa Toda; experimenta la soledad, el desamparo y la configuración real con Cristo abandonado y anonadado.

Esta es la fuente de la cual mana nuestra Congregación: la íntima y real configuración con Cristo. Y el Carisma tiene una fuente interior que lo dinamiza, lo vivifica y permite mantener la novedad a través del tiempo.

Leamos lo que nos dice A merced de Cristo en el apartado: La praxis primitiva (págs. 292 – 293)
Ha transcurrido el tiempo y hoy podemos tomarnos el pulso, cuánta vitalidad hay en el don de gracia que el Espíritu Santo hizo a Teresa Guasch. Y es que la Congregación de Hermanas

Preguntas para compartir
– ¿Qué experiencias personales me han sensibilizado ante las necesidades y conflictos que detecto a mi alrededor?
– ¿Siento en mí la fuerza que me urge en estos momentos para realizar obras en servicio del Reino? ¿Cómo se manifiesta?

Carmelitas Teresas de San José somos «el hoy» del sueño y la profunda experiencia de Dios que hizo Teresa Guasch hace más de cien años. Hoy nos encontramos aquí, latiendo con fuerza en el corazón de la Iglesia, en la realidad que nos envuelve y nos desafía.


Escuchamos la canción:
Canción: TU MODO (Cristóbal Fones, SJ)
https://www.youtube.com/watch?v=OpBJY5zzREQ
Jesús, enséñame tu modo
de hacer sentir al otro más humano,
que tus pasos sean mis pasos;
mi modo de proceder.

Jesús, hazme sentir con tus sentimientos,
mirar con tu mirada, comprometer mi acción,
donarme hasta la muerte por el reino,
defender la vida hasta la cruz,
amar a cada uno como amigo,
y en la oscuridad llevar tu luz.

Jesús, yo quiero ser compasivo con quien sufre,
buscando la justicia, compartiendo nuestra fe,
que encuentre una auténtica armonía
entre lo que creo y quiero ser,
mis ojos sean fuente de alegría,
que abrace tu manera de ser.

Jesús, enséñame tu modo
de hacer sentir al otro más humano,
que tus pasos sean mis pasos;
mi modo de proceder.

Quisiera conocerte, Jesús, tal como eres.
Tu imagen sobre mí es lo que transformará
mi corazón en uno como el tuyo
que sale de sí mismo para dar;
capaz de amar al Padre y los hermanos,
que va sirviendo al reino en libertad.

TERCERA PARTE
El espejo de la Palabra
El Himno Cristológico de la Carta de San Pablo a los Filipenses, nos muestra el rostro más genuino de la humildad, que tan bien supo vivir Teresa Guasch. La humildad, contemplada en este espejo que es Jesús, se nos presenta, pues, no como una cuestión de sentimientos, es decir, como un sentir de modo bajo de nosotros mismos, sino como una cuestión de hechos, de gestos concretos; no es una cuestión de palabras, sino de realidades, de acciones. La humildad

es la disponibilidad a bajar, a hacerse pequeño y a servir a los hermanos; es la voluntad de servicio. Y todo esto hecho por amor, no por otros fines.
En cierto sentido, podemos decir que la humildad es gratuidad, rebajarse sin ningún interés propio o cálculo. La humildad se revela en esto como la hermana gemela de la caridad. Cuando el apóstol dice que la caridad no es «orgullo, ni jactancia. No es grosera […]» (cf. 1 Cor 13,4), viene a decir que la caridad es humilde y la humildad es caritativa.


Rezamos juntas:

HIMNO CRISTOLÓGICO (Filipenses, 2, 5-11)
Tengan entre ustedes los mismos sentimientos
que tuvo el Señor.
Cristo, a pesar de su condición divina,
no hizo alarde de su categoría de Dios;
al contrario, se despojó de su rango
y tomó la condición de esclavo,
pasando por uno de tantos.

Y así, actuando como un hombre cualquiera,
se rebajó hasta someterse incluso a la muerte,
y una muerte de cruz.

Por eso Dios lo levantó sobre todo
y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»;
de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble
en el cielo, en la tierra, en el abismo,
y toda lengua proclame:

Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.
Jesús, al contemplar en tu vida
el modo que Tú tienes de tratar a los demás
me dejo interpelar por tu ternura,
tu forma de amar nos mueve a amar;
tu trato es como el agua cristalina
que limpia y acompaña el caminar.

Nuestras Constituciones en el n° 2 nos dicen:
«El don de gracia otorgado por el Espíritu a nuestras Fundadoras y que ellas transmitieron a su Congregación es una llamada a la perfección de la caridad, hasta el perfecto holocausto, que se manifiesta en el celo por la gloria de Dios, en el amor y la fidelidad a la Iglesia, a cuya edificación se entregan y en la compasión por las necesidades del prójimo, en el orden material y espiritual.»
El modelo para vivir esta llamada a la perfección de la caridad es Jesús, quien se encarna en María por obra del Espíritu Santo. Ese mismo Espíritu sigue actuando, como dice San Juan, para recordarnos y explicarnos todo lo que hizo y dijo Jesús. La obra iniciada por Teresa.

Guasch junto a su madre es un modo de encarnar a Jesús para enriquecer a toda la Iglesia, las Hermanas Carmelitas Teresas de San José somos la acción de la Providencia para responder a los problemas eclesiales y de la sociedad humana.

(En este momento cada una anota en un folio una o dos palabras que sinteticen lo experimentado, lo orado y reflexionado en la celebración y lo ponen cerca de la imagen de Teresa Guasch)

Terminemos escuchando y cantando:
Con sencillo corazón.
https://www.youtube.com/watch?v=67vXo49CpLA

VOLVER
Himno Teresa Guasch (Violetas)
Celebraciones
tour virtual
Tour Virtual "Casa Madre"

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies