Centenario Teresa Guasch
Tour Virtual

Centenario Teresa Guasch
Actividades
07/08/2017

Celebración 15 de Julio


EN EL CENTENARIO DE LA MUERTE
DE LA MADRE TERESA GUASCH

Ambientacion

Cortamos una flor de papel para cada una de las hermanas o de los participantes en la oracion y colocamos alrededor de una vela con una imagen de Teresa Guasch.
Tener un boligrafo o un rotulador por cada participante de la oracion.

Monición

Nos volvemos a reunir con el deseo de seguir celebrando la vida de la Madre Teresa Guasch y pedir que sus enseñanzas sigan tocando nuestras vidas. Que estos espacios de encuentro paso a paso, dia a dia, vayan configurando nuestras vidas con las vidas de nuestras Madres Fundadoras y a su vez con la vida de Jesús.

Gracias Señor por seguir convocandonos a cada una de nosotras a seguir tus huellas.

Himno

Somos Familia (Cd Violetas)
Cenetenario Madre Teresa Guasch
Podemos poner la musica en el CD y acompañar con la letra

O… ooo …..o …ooo

1.- Todo por Amor, lo hacemos todo
buscando el bien, sólo el bien
y la sencillez, el mejor tesoro,
mirando nuestra historia con fe.
El futuro es esperanza
y lo miramos así,
El presente siempre alcanza
la nueva huella de Dios.
[SOMOS FAMILIA, POR AMOR.
TODOS UNIDOS, POR AMOR.
ALMAS ABIERTAS,
COMO VIOLETAS.
GRACIAS, TERESA GUASCH] bis

O… ooo …..o …ooo

2.- Hacer del trabajo de cada día,
silencio y oración a la vez;
subiendo hacia la cumbre de la alegría,
renuevas paso a paso tu ser.

No estás solo en el camino,
memoria y coraje se dan.
Algo nuevo está naciendo: (Is 43,10)
La vida y la luz en los demás.

O… ooo …..o …ooo

[SOMOS FAMILIA, POR AMOR.
TODOS UNIDOS POR AMOR.
ALMAS ABIERTAS,
COMO VIOLETAS.
GRACIAS, TERESA GUASCH] bis
O… ooo …..o …ooo
O… ooo …..o …ooo

El Salmo lo oramos proclamando una estrofa cada una despacio con musica suave de fondo.

Salmo desde la misericordia (Salmo 50)

Ant – Haz Señor de nuestras vidas Misericordia para todos.

Tú eres, Jesús de Nazareth, la misericordia de Dios con nosotros;
el Padre ha puesto su corazón en nuestro barro, en tu amor,
y su inmensa ternura ha sido capaz de limpiar nuestro pecado.

Lávanos a fondo, Señor, de nuestras miserias y ruindades,
y de las manchas que salpican nuestras vidas, purifícanos.

Nosotros reconocemos, Jesús de Nazareth, nuestra condición de pecadores;
nuestra actitud de juego sucio está delante de nuestros ojos.

Contra tu amor sin límites, contra la ternura de tu Padre hemos pecado.
Nos sentimos mal, nos sentimos avergonzados por el mal que hemos hecho.

Ante tu pureza y santidad, Jesús, Amigo, nos sentimos indefensos;
ante el corazón bueno de tu Padre, nos sentimos incómodos.

Jesús, hermano nuestro, que te hiciste uno de tantos en la tierra,
perdónanos, somos frágiles y el pecado está agarrado en nuestra piel.
Tú eres santo, tú eres limpio y amas la verdad del corazón;
comprendes nuestros fallos y caídas: enséñanos sabiduría.

Rocíanos con el agua pura de tu amor y seremos limpios;
lávanos en la sangre de tu cruz y quedaremos más blancos que la nieve.

Mira nuestra tristeza: devuélvenos el gozo y la alegría,
y haz que salten de gozo las fibras de nuestro corazón joven.

No te acuerdes más de nuestros fallos, tú, Jesús, que eres bueno,
y líbranos cada día de caer en la red de la tiniebla.

Crea en nosotros, Señor, un corazón puro y sincero;
fortalécenos por dentro con la fuerza de tu Espíritu.
Limpia nuestro corazón para que podamos ver tu rostro,
y danos un corazón de niño para que nos alegremos contigo.

Devuélvenos, en tu misericordia, la alegría de tu salvación,
y abre nuestros corazones a un amor sin fronteras.

Queremos proclamar lo que tú has hecho con nosotros,
para que se acerquen a saborear la ternura de tus manos.

Líbranos, Señor Jesús, de la violencia y del egoísmo,
y danos fuerza para gritar las maravillas de tu perdón.

Abre nuestros ojos, abre nuestras manos, abre nuestro corazón
a la reconciliación y la paz contigo y los hermanos.
Nos has hecho sentar en la mesa festiva de tu Padre,
y nos has cubierto de sus besos y ternura en el abrazo
que nos diste al perdonar nuestro pecado: ¡Eres bueno!
Que en tu casa y en tu hogar nos sentimos acogidos.

En tu misericordia hemos renacido a una vida nueva;
con tu perdón has despertado en nosotros los dones de tu Reino.

Sé cercano, sé amigo constante a nuestro lado, sé fiel aunque fallemos:
y llámanos de nuevo, cuando caigamos en el camino, a levantarnos.

Sí, Jesús amigo, iremos otra vez a la casa donde habita el Padre.
Sí, Jesús amigo, gozaremos todos juntos una nueva fiesta

Ant – Haz Señor de nuestras vidas Misericordia para todos.

Lectura: Juan 4, 1-14

Hacemos un momento de silencio para orar con la Palabra y hacer esta oración en silencio.

Señor, si Tú eres la Palabra, háblanos. Si Tú eres la Luz, ilumínanos. Si Tú eres la Vida, vivifícanos. Si Tú eres la Verdad, enséñanos. Si Tú eres el Camino, condúcenos al Padre. Si Tú eres la Resurrección, resucítanos. Si Tú eres el Pan vivo, aliméntanos. Si Tú eres el Agua viva, sácianos. Si Tú eres el Pastor, guíanos a tus pastos de salvación. Si Tú eres el Hombre Nuevo, haznos hombres nuevos a nosotros. Si Tú eres el Vino Nuevo, embriáganos. Amén.

Plegaria ponemos musica suave de fondo.

En este momento y como plegaria al Señor presentandole nuestras vidas, nuestra vocacion y todos los dones que Él mismo nos ha regalado, cojamos cada una la flor de papel y escribimos en ella, en cada petalo lo que queremos presentar al Señor desde nuestra vida y vocacion.

Cuando terminemos vamos expresando en voz alta nuestras plegarias y acciones de gracias y volvemos a colocar las flores junto a la imagen de la Madre Teresa Guasch

Despues de cada oracion cantamos:

Te damos gracias porque nos llamas
porque nos tienes cerca de ti.
Mi vida entera estoda tuya,
ya nada quiero, ya soy feliz.

Cuando terminemos nos unimos a la accion de gracias de cada Carmelita Teresa de San Jose y cantamos el Magnificat dando gracias al Señor por las maravillas que hace en nosotras.

Mi alma glorifica al Señor, mi Dios,
gózase mi espíritu en mi salvador.
El es mi alegría, es mi plenitud,
El es todo para mí.

Ha mirado la bajeza de su sierva
muy dichosos le dirán todos sus siglos
porque en mí ha hecho grandes maravillas
el que todo puede cuyo nombre es santo.

Mi alma glorifica…

Su clemencia se derrama por los siglos
sobre aquellos que le temen y le aman
desplegó el gran poder de su derecha
dispersó a los que piensan que son algo.

Mi alma glorifica…

Derribó a los potentados de sus tronos
ensalzó a los humildes y a los pobres
los hambrientos se saciaron con sus bienes
y alejó de sí vacíos a los ricos.

Mi alma glorifica…

Acogió a Israel su humilde siervo
acordándose de su misericordia
como había prometido a nuestros padres
a Abraham y descendencia para siempre.

Mi alma glorifica…

Nos cogemos de las manos y unidas terminamos nuestra oracion con la oracion del Padre Nuestro.

Oracion Final

VOLVER
Himno Teresa Guasch (Violetas)
Celebraciones
tour virtual
Tour Virtual "Casa Madre"

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies